Sueño ser profesional de la salud

Ruth tiene 17 años de edad, valora mucho su cultura y es niña patrocinada de Plan International desde los 5 años. Pertenece al pueblo Puruhá de la nacionalidad Kichwa del Ecuador.  Aprecia el valor de su vestimenta y se siente muy orgullosa de ser indígena de habla Kichwa.  

Su padre es albañil y trabaja en construcciones de viviendas en la ciudad, su madre se dedica a la agricultura, a cultivar papas, melloco, habas, ocas y a criar animales como cuyes y gallinas. Con los ingresos y ganancias ayudan en la educación y alimentación de sus hijas e hijos.  Ruth tiene una familia numerosa, 4 hermanas y 1 hermano.

Ruth camina aproximadamente una hora diaria para llegar a su colegio, está cursando el primer año de bachillerato.  Se considera una chica sociable, comparte con todos y todas sus compañeras y profesoras.

Debido a una experiencia difícil, Ruth dejó de estudiar 2 años. Sin embargo, gracias al apoyo de Plan International, a través de iniciativas de liderazgo y empoderamiento, decidió estudiar nuevamente. “Por la constante motivación y consejos regresé a continuar con mis estudios y ahora estoy bien”.

Actualmente recibe clases presenciales durante 3 días a la semana y los otros días le asignan tareas. Le gusta estudiar, especialmente matemáticas y en el futuro quiere ser profesional. Asegura que le encantaría dedicarse a la medicina y se doctora para ayudar a las personas de su comunidad, a los niños y niñas con discapacidad y así, generar un impacto positivo, “cumpliré con el sueño de ser profesional de salud y ayudar a la niñez”.

Uno de sus roles es ser tesorera de su curso lo cual le ha permitido aprender sobre cómo administrar el dinero e invertir en artículos necesarios como insumos de bioseguridad e implementos de aseo. Al final de cada compra, genera informes de rendición de cuentas.  Ruth considera importante la transparencia en todas sus actividades.

Desde pequeña ha participado en los talleres que Plan International implementa, ha aprendido sobre liderazgo y comunicación en público. También es parte del grupo “Movimiento por Ser Niña”, en el cual se abordan temas de igualdad de género y derechos de las niñas y mujeres. “Estoy muy agradecida con mis padres porque me dan todo el apoyo que necesito para asistir a los talleres o actividades, a participar en iniciativas del colegio o del Movimiento Por Ser Niña”.

En su tiempo libre y durante los fines de semana se dedica a ayudar a su familia a cultivar hortalizas y otros productos, así como también, a criar gallinas y cuyes. Con estas actividades generan ingresos para pagar educación, servicios de salud y la alimentación familiar.   Esto le ha motivado a entender el manejo de emprendimientos, calcular ganancias y conocer sobre la generación de ingresos. Ruth desea que todo el conocimiento adquirido -en diferentes actividades- le sirva para compartir con miembros de su comunidad, apoyándoles en la capacitación sobre temas como alimentación nutritiva, buen trato a las personas y derechos de las niñas y de las mujeres.

Ruth junto a sus compañeras del Movimiento Por Ser Niña

“Continuaré estudiando y ayudando a las familias en mi comunidad; admiro a las mujeres indígenas como Dolores Cacuango y Tránsito Amaguaña que fueron grandes lideresas y luchadoras por los derechos.  Estoy muy agradecida con Plan International por darme la oportunidad que me han dado de participar en diferentes actividades que buscan la igualdad de derechos de las mujeres”. – Ruth

Autor: Bernardo Balboa

TÉCNICO DE DESARROLLO LOCAL, OFICINA CHIMBORAZO-BOLÍVAR