Proyecto de comunidades educativas resilientes beneficiará a más de 20 mil personas en cuatro provincias

El proyecto “Pilas con los riesgos. Construyendo comunidades educativas resilientes” llegará a más de 20.000 personas en cuatro provincias del país, enfocándose en la generación de una cultura de prevención a través del fortalecimiento de capacidades y el cambio de actitudes y comportamientos de la comunidad educativa frente a emergencias y desastres.

Su presentación oficial se realizó el pasado 29 de julio en un evento que incluyó talleres técnicos y conversatorios centrados en resaltar la importancia de la educación en la generación de una cultura de gestión de riesgos.

Allí se dio a conocer que el proyecto será ejecutado por el Ministerio de Educación en asocio con UNICEF y Plan Internacional, contando además con el co-financiamento de la Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas DG-ECHO.

Vinicio Baquero, Viceministro de Gestión Educativa; Ana María de la Torre, Oficial de la Comisión Europea; Joaquín González- Alemán, representante de Unicef en Ecuador, y Verónica Zambrano, Gerente Estratégica de Plan Internacional, fueron las personas responsables de informar los detalles de la implementación

Durante los próximos 18 meses, el proyecto se desarrollará -a través de herramientas de gestión de riesgos nacionales- en cuatro sectores del país: cantón Quito de la provincia de Pichincha, cantón Sucre de la provincia de Manabí, cantón Putumayo de la provincia de Sucumbíos, en la frontera norte de la región amazónica, y cantón Eloy Alfaro de la provincia de Esmeraldas, en el borde costero y norte del país.

Asimismo, el proyecto incluye modelos piloto para la adaptación del Plan Nacional para la Reducción de Riesgos de Desastres 2018 – 2030 y el Plan Nacional de Respuesta ante Emergencias, Desastres y Catástrofes, a los contextos locales mencionados.

Con un presupuesto de más de 500 mil dólares, se estima la participación de 20 instituciones educativas y más de 20 mil personas, entre niñas, niños y adolescentes, docentes, madres, padres y funcionarios públicos, quienes formarán parte activa de esta iniciativa que pretende garantizar la protección de las familias y comunidades, pero especialmente de la niñez.

Niñas y niños son prioridad

Ante emergencias y desastres, niñas y niños son quienes sufren de manera desproporcionada los impactos y las consecuencias, enfrentándose a diversos riesgos como la posibilidad de lesiones, enfermedades, traumas psicológicos, separación familiar e interrupción de la educación.

Según el reporte “A doble riesgo: las niñas y las emergencias”, publicado por Plan Internacional en 2017, las niñas y adolescentes enfrentan mayores riesgos en situaciones de emergencia y están más expuestas que los hombres en términos de acoso, violencia y, en casos extremos, explotación y tráfico.

Por tales motivos, las organizaciones e instituciones involucradas han priorizado estrategias para la reducción de riesgos, en función de garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes.

La participación también es importante

Para iniciar la promoción del proyecto y dar fuerza a la participación como derecho, se consultó previamente a adolescentes y jóvenes para obtener propuestas creativas que complementarán la estrategia comunicacional del mismo.

De esta consulta surgió “Pilas con los Riesgos”, nombre y hashtag de la campaña que fortalecerá el enfoque preventivo de esta iniciativa en los diferentes canales que serán empleados para difundir contenidos, mensajes clave y todas las fases del proyecto.