Luis y su familia, emprendedores apasionados por los quesos

Luis es un niño patrocinado por Plan International.  Tiene 12 años de edad y es muy alegre, dinámico y visionario. Desde temprana edad ha demostrado tener curiosidad por aprender y ha estado vinculado en las actividades que Plan International implementa en su comunidad.

Le gusta participar en el club de adolescentes del proyecto Zona Libre de Embarazo Adolescente (ZLEA), ya que vive cerca del Centro de Salud y eso le motiva y facilita a estar presente. Además, Luis invita regularmente a sus amigos a participar en encuentros culturales y recreativos, talleres y eventos del proyecto. Fue parte también de otra iniciativa llamada “Campeones del Cambio”, la cual aborda la igualdad de género y las masculinidades positivas. “Me gustan los talleres con Plan International ya que me sirven para cuidar de mi salud, para que nos protejamos y que no lleguemos a tener hijos tempranamente”.

Luis está en séptimo año de educación básica, su sueño es ser ingeniero de alimentos, le apasionan los quesos. En su tiempo libre, Luis acompaña a su padre en la quesera, emprendimiento familiar.

“Me gustan las ciencias y matemáticas que me sirve para hacer cuentas. Después de clases vengo a la quesera por dos horas, luego estudio y hago los deberes; desde cuando tenía cinco años junto con mi padre he venido aprendiendo. Se todo desde que llega la leche hasta cuando se empacan los quesos”.

Luis en la fábrica de quesos
Luis en la fábrica de quesos

El padre de Luis cuenta que su hijo aprende mucho en la quesera y que, gracias al trabajo de la familia, fue posible comprarle una bicicleta y el piano que toca Luis en las clases de música los fines de semana. También comenta que emprender no fue fácil, pero que el apoyo familiar ha sido clave.

“Fue difícil al inicio ya que no teníamos mucho conocimiento de cómo elaborar un queso, cómo controlar la calidad de la leche, la infraestructura no era adecuada, no teníamos la marca. Con el pasar del tiempo ya hemos adquirido conocimientos básicos, ahora tenemos instalaciones adecuadas”.

Gracias a los conocimientos que han adquirido, la familia de Luis se ha planteado la meta de continuar fomentando fuentes de trabajo en su comunidad a través del emprendimiento de quesos. Actualmente, generan empleo para 10 familias de la localidad, inicialmente fueron 2. Además, 150 familias abastecen la leche para la quesera.

“Motivamos a nuestros proveedores de la leche. Ahora tenemos el registro sanitario, la marca de nuestro producto es Queso Guamoteño que representa a nuestro querido cantón, elaboramos 280 quesos por día. Saco a la venta todas las semanas principalmente a la costa, mi anhelo es que Luchito pueda gerenciar profesionalmente nuestra empresa en el futuro después de estudiar”, menciona el papá, quien fue presidente de la comunidad e ingresó a estudiar como parte del proceso de educación acelerada, actualmente está en primer año de bachillerato. Por otro lado, la mamá de Luis ha participado en actividades de los mecanismos comunitarios de protección de derechos. Ella y su hermana están vinculadas en la organización de mujeres de su comunidad, juntas han ahorraron 1000 dólares y crearon en su familia un sistema de ahorro y crédito, el cual les ha ayudado para sus finanzas familiares.

El cambio positivo en la vida de Luis, su familia y comunidad es, en parte, el resultado de los conocimientos y experiencia que han ganado en los talleres y en las actividades de Plan International, las cuales fomentan el apoyo comunitario y la igualdad.  

Para conocer más VIDAS QUE INSPIRAN visita: https://plan.org.ec/vidas-que-inspiran/

Autor: Gualberto Llamuca, Técnico de Desarrollo Local

Oficina Chimborazo – Bolívar

Publicación anterior