32 años de la Convención sobre los Derechos del Niño y Ecuador no presenta resultados alentadores.

Cada año, desde 1989, el mundo recuerda con ilusión un acontecimiento de inmensa trascendencia para las niñas, niños y adolescentes que habitan en nuestra casa común: la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Un documento lleno de amor y esperanza para que las niñas y niños del mundo tengan una vida con dignidad, justicia y seguridad.

Cada año es necesario revisar si nuestros Estados, sociedades y nosotras y nosotros mismos hemos sabido cumplir con honor este compromiso histórico. Cada año hemos señalado la indolencia, la falta de sensibilidad y la carencia de responsabilidad que los gobiernos y las sociedades tienen frente a la vida de las nuevas generaciones. En muchas partes del planeta, la muerte, el sufrimiento y la tristeza siguen golpeando a las niñas, niños y sus familias.

Lee el pronunciamiento que los colectivos Pacto por la niñez y adolescencia, Roddna, Cocasen y Colectivo por la niñez y adolescencia realizan.

PRONUNCIAMIENTO