“Las niñas podemos cambiar el mundo”

En la provincia de Loja, ubicada en la sierra sur del Ecuador, con mucha emoción y alegría, María Alicia de 11 años de edad nos cuenta su sueño. Ella quiere ser farmacéutica y elaborar medicinas que curen a niñas, niños y sus familias. María Alicia ha recibido una beca por parte de Plan International Ecuador para continuar sus estudios y cumplir sus metas.

Es la primera de cuatro hijos, tiene una hermana y dos hermanos. Además, su madre y su padre poseen discapacidad intelectual y física. A pesar de los limitados recursos que posee y siendo el lugar donde vive uno de los más pobres a nivel nacional, ella ha decidido superar cada día está situación y dar lo mejor de sí.

Esta situación no ha sido un impedimento para cumplir sus sueños, por el contrario, estas circunstancias han sido una inspiración para su superación y la de su familia. Con mucha valentía y entusiasmo, es un ejemplo no solo para sus hermanos y hermana, sino también para la comunidad.

María Alicia nos comparte que para ella es muy importante estudiar porque aprende cosas nuevas que le sirven mucho para su crecimiento.  También, el poder educarse le motiva a cumplir su sueño: ayudar a las personas que no tienen recursos suficientes mediante la creación de medicinas.

Ella expresa: “las tareas las realizo con mucho empeño, y también ayudo a mis hermanos en lo que no pueden, para que ellos también puedan superarse y cumplir las metas que se propongan”. Actualmente  debido al COVID-19, María Alicia acude al hogar de su tía para tener conexión a internet y poder estudiar. Con el apoyo de la beca que Plan International le entregó este año, ha podido permanecer en el sistema educativo, cumplir con sus deberes y con sus actividades académicas.

Alicia se proyecta como una lideresa en su comunidad

Marilú, su maestra, comenta con orgullo: “Ha sido mi alumna desde el cuarto año de educación básica, ha llegado a obtener certificados por ser una buena estudiante, y ha representado como presidenta del Consejo Estudiantil a la escuela.” Además, recalca que el comportamiento de María Alicia es bueno e inclusivo, “definitivamente es una lideresa, como es la primera del hogar, ella ha sido un ejemplo para quienes la conocemos y muy responsable en todas sus actividades” añadió. 

Su compañero Jersson menciona que la ayuda de María Alicia ha sido muy importante, “ella siempre nos ayudaba en algo que no entendíamos, nos explicaba con paciencia y en el aula fue buena con todos, por eso la escogimos como nuestra presidenta del Consejo Estudiantil”.

Finalmente, María Alicia tiene un mensaje para las niñas de todo el mundo “cumplan con sus tareas y actividades, den lo mejor de cada una, y que nada ni nadie impida cumplir sus sueños, las niñas podemos cambiar el mundo”.

Autora: Jehocasta Fierro Cueva

Técnica de Sostenibilidad PU LOJA