Frida: “Me apasiona el activismo por la igualdad de género”

Frida tiene 17 años, es activista social desde los 14 años, enfocada en la igualdad de género. Nació en Santa Elena y entre sus actividades favoritas están pasar tiempo con su mascota y jugar básquet.

Desde muy pequeña participaba en concursos de oratoria, ama la lectura y menciona que le apasiona hablar en público, aunque en sus inicios era tímida al hacerlo.

Comenzó su preparación para fortalecer su habilidad de hablar en público cuando ingresó al Club de Periodismo en su colegio hace 4 años. Luego participó en Pana TV, un espacio de expresión y participación para adolescentes.

Estas experiencias sentaron raíces del liderazgo de una joven que ama el activismo y la promoción de la igualdad de género. Dentro de estos procesos, Frida fue elegida para representar a su colegio en el Consejo Consultivo de Jóvenes de Salinas, ahí fue cuando conoció a Plan International y al Movimiento Por Ser Niña.  Como parte de esta actividad formó amistades que la motivaron a incursionar en talleres de liderazgo. Esto la motivó a postular al programa “Jóvenes Embajadores”, un programa que tiene como objetivo crear un grupo de jóvenes adultos de todos los países de las Américas, para que tengan un fuerte sentido de responsabilidad cívica, compromiso con sus comunidades, conciencia de los problemas globales y habilidades de liderazgo.

Frida presentó al programa “Jóvenes Embajadores”, un proyecto de su autoría que estuvo enfocado en la promoción de la igualdad de género. Al principio Frida pensó que por pertenecer ella a una provincia pequeña, su propuesta no sería considerada y que no formaría parte del programa. Entre 6 jóvenes de Ecuador, la propuesta de Frida ganó, Esto la llenó de alegría, empoderamiento y motivación por su causa; su comunidad, padres y colegio la apoyaron y compartieron su felicidad. Frida viajó a Estados Unidos, y describe esta experiencia como inolvidable. Conoció otras culturas, amigas, amigos, fortaleció sus habilidades, pero, sobre todo, se convirtió en una gran agente de cambio.

Otro aspecto de Frida es ser vocera del Movimiento Por Ser Niña, y ser directora de Empower The Gender Equiality, agrupaciones de la sociedad civil que buscan promover la igualdad de género, así como, originar una cultura de empoderamiento femenino e incidir en espacios de tomas de decisiones para el cumplimiento de los derechos de niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

Gracias a su involucramiento con estos colectivos, ha podido brindar talleres sobre los temas que le apasionan, junto a más niñas y adolescentes de diferentes lugares. Así, ha ido desarrollando su experiencia y formación incluyendo temas sobre derechos sexuales y reproductivos.

“Es evidente ver que los cargos públicos están ocupados en su mayoría por hombres, porque la sociedad siente que las mujeres somos débiles. Existe desigualdad de oportunidades, es por eso que, decidí ser activista, porque estoy segura que podemos romper estos estereotipos” manifiesta Frida. Sobre cómo se siente coordinando estos espacios para romper con estereotipos machistas, afirma: “Cuando era niña quería ser lideresa, sentía que era un desafío, pienso que el lenguaje que utilizamos las niñas, niños y adolescentes es clave para liderar, porque nos entendemos, pues vivimos las mismas situaciones. Me siento segura de liderar con pasión y preparación”.

Frida afirma que las niñas son muy cuestionadas, que las ven muy vulnerables, que la sociedad piensa que sólo se pueden desenvolver en tareas del hogar. Sin embargo, comenta que, durante sus años de activismo, ha comprobado que todas y todos pueden liderar, que todo inicia con tener la predisposición, contar con un sistema de apoyo e involucrarse en espacios de aprendizaje.

“Es importante que las niñas, adolescentes y jóvenes nos empoderemos, que alcemos nuestras voces, así como mantener confianza en nosotras mismas y tener una red de apoyo para generar oportunidades que nos permitan crecer juntas”.

Durante el 2020, Frida participó en una toma de poder lo que le permitió asumir por un día como máxima autoridad de Plan International y en el 2021 fue posesionada como Superintendenta de Petroecuador (empresa pública de hidrocarburos), demostrando a la sociedad que las jóvenes son capaces de asumir responsabilidades y desempeñarse en diferentes ámbitos; así como, de analizar y presentar propuestas para la cooperación social. Además, enfatizó su compromiso por el trabajo social dejando un mensaje: “Al ser jóvenes vivimos juzgamiento, esto nos puede causar problemas emocionales, sin embargo, debemos continuar en la lucha por nuestros sueños, por nuestros derechos y por el mundo justo e igualitario que merecemos”.

Autora: Mercy Pineda – Técnica de Sostenibilidad, Oficina Santa Elena.