CONSTRUYENDO ZONAS LIBRES DE EMBARAZO ADOLESCENTE EN ECUADOR

Por: Martha Zambrano, Asesora de Derechos Sexuales y Reproductivos, Plan International Ecuador

Jenny se enteró que iba a ser mamá cuando tenía 16 años, ella ahora tiene 20 y vive junto con su bebé en una comunidad indígena de Chimborazo, donde muchos de los embarazos en niñas y adolescentes se mantienen en secreto porque se consideran una vergüenza. Los bebés nacidos de madres adolescentes tienen un 50% de probabilidad de nacer muertos o morir dentro de las primeras semanas de vida.[i] Una de las razones es porque el cuerpo de las niñas no está preparado para ser mamá.

 “Mi historia empezó a los 11 años; un domingo, cuando estaba cambiándole el pañal a mi hermanita, la pareja de mi mamá me preguntó si iba a dejarme querer. Recuerdo que al ver que me ponía tensa, me empujó, me tiró sobre el colchón y cerré los ojos tan fuertes que creí haberme hecho invisible”.

“Cuando mi mamá regresó y me encontró llorando no se sorprendió, y me dijo: ´Acostúmbrate, esto va a seguir pasando. Él es el que trae el dinero, y la comida ya no es gratis para ti´. En aquel momento comprendí que mi valor como niña era el de un plato lleno de arroz.”

“Un día, mientras lavaba la ropa, me sentí mal. Mi mamá pensó que había comenzado a menstruar y no le dio importancia. La realidad es que estaba teniendo un aborto espontáneo, y gracias a una vecina, que me llevó al hospital, pude salvar mi vida, pero nadie denunció.”

En el Ecuador, el segundo país con la tasa más alta de embarazo adolescente en la región, cada día, historias y testimonios como estos se repiten, ya que muchas niñas y adolescentes llegan a ser madres, obligadas por situaciones violentas que ponen fin a su infancia, a su educación, a su desarrollo pleno.  Ellas deben asumir responsabilidades que no corresponden a su edad, también abandonan sus estudios y tienen mayor riesgo de muerte materna. Además, son quienes pierden -en su futuro- su autonomía social y económica que posiblemente las exponga nuevamente a situaciones de violencia por parte de sus parejas y familiares y en general están condenadas a una vida de pobreza.

El país registra más de 40 partos semanales de niñas entre 10 y 14 años.[ii]La mayor parte de los embarazos en niñas menores de 14 años son por violación por parte de personas cercanas a sus entornos: familiares, amigos, vecinos, maestros[iii].   Las comunidades, las familias y las escuelas dejan de ser espacios seguros para las niñas.

Desde el 2014, Plan International implementa el Proyecto Zona Libre de Embarazo Adolescente (ZLEA) en Ecuador, en el cual se trabaja la erradicación de la violencia sexual y del embarazo adolescente desde un enfoque preventivo. Se han promovido clubes de adolescentes en 300 comunidades vulnerables de 10 provincias de la Costa y Sierra, en los que han participado 24.000 niñas, niños y adolescentes.  En estos espacios, las y los jóvenes reciben capacitación presencial y virtual sobre liderazgo y empoderamiento y sobre educación sexual, lo que les permite construir un proyecto de vida y fortalecer sus habilidades para tomar decisiones acertadas sobre sus cuerpos y sus vidas.   

Este proyecto -ZLEA-, que está basado en un trabajo coordinado con las familias, comunidades y líderes comunitarios, promueve, además, el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva y fortalece las capacidades de las familias para que puedan brindar a sus hijas e hijos una educación sexual clara y saludable a través de prácticas de crianza efectivas.  Por otra parte, impulsa un enfoque multisectorial que involucra a instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil para que conjuntamente se prevenga el embarazo adolescente.

Actualmente, como parte de los resultados de este proyecto, muchas niñas y jóvenes presiden los clubes de adolescentes en sus barrios y comunidades. Asimismo, son representantes de redes de clubes a nivel cantonal y provincial y son defensoras de sus derechos sexuales y reproductivos. También son parte de organizaciones nacionales como el movimiento “Por Ser Niña”, desde donde realizan acciones de incidencia a nivel local y nacional.  De esta manera, muchas de ellas se han convertido en las y los protagonistas de sus vidas y son quienes proponen e implementan soluciones que afectan sus vidas.

A través de proyectos ZLEA, se ha logrado disminuir el embarazo adolescente en todos los territorios donde se han ejecutado estas iniciativas. El aprendizaje durante estos años de implementación ha sido muy significativo, ya que los resultados alcanzados demuestran que si es posible disminuir el embarazo en adolescentes, siempre y cuando, se realice un trabajo con adolescentes mujeres y hombres y con sus familias y que, se establezcan acciones de coordinación con organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil. 

Al ser el embarazo adolescente una problemática multicausal, requiere una respuesta con acciones integradas y sostenidas que permitan cambiar estereotipos de género y empoderar a las y los jóvenes para que puedan tomar sus propias decisiones y cumplir un proyecto de vida autónomo.  Plan International desea continuar extendiendo las iniciativas ZLEA y compartiendo su metodología para aportar al desarrollo de las niñas y adolescentes y de las comunidades en Ecuador y la región.


[i] https://www.unicef.org/ecuador/media/5606/file/MILENA-Consecuencias-socioeconomicas-del-Embarazo-Adolescente-en-Ecuador.pdf.pdf

[ii] https://plan.org.ec/wp-content/uploads/2017/03/situacion-nina.pdf

[iii] https://plan-international.org/es/latin-america/embarazo-temprano-en-latinoamerica