COMUNICADO DE PRENSA – COVID-19: Tomemos medidas urgentes o millones de niñas enfrentarán un impacto a largo plazo

Viernes, 15 de mayo 2020.

(LONDRES): Sin acciones urgentes, las consecuencias a largo plazo de la COVID-19 para las niñas en todo el mundo serán el abuso, la negligencia, el miedo y el hambre, advierte la organización humanitaria y de derechos de la infancia Plan International.

Investigaciones realizadas por Plan International sobre crisis humanitarias previas revelan los devastadores impactos que las emergencias tienen en las niñas, tanto a corto como a largo plazo.

Según el análisis de crisis anteriores, incluidas la epidemia de ébola[1], los efectos del hambre y los conflictos en Sudán del Sur y la cuenca del lago Chad, la crisis de refugiados rohinyá y los campos de refugiados en Beirut, Líbano[2], las niñas y jóvenes mujeres corren el riesgo de:

  • no volver a la escuela,
  • no encontrar empleo cuando se reabran las economías,
  • sufrir abusos y violencia en el hogar mientras el paraguas protector de los sistemas de educación y atención ya no existe,
  • afrontar dificultades económicas / falta de alimentos,
  • enfrentar un aumento en el matrimonio infantil y el embarazo no deseado,
  • confrontar mayor exposición a infección por el virus, debido a los roles tradicionales como cuidadoras primarias.

Anne-Birgitte Albrectsen, directora general de Plan International, dijo: “Sabemos por nuestro análisis de investigaciones anteriores que las niñas se ven gravemente afectadas en emergencias.

“La preocupación no es solo sobre las consecuencias de la COVID-19 para la salud; también hay impactos negativos por los esfuerzos para suprimirlo. Estamos hablando con chicas viviendo bajo confinamiento y están alarmadas, frustradas, asustadas y aburridas. Necesitan información clara sobre la pandemia y apoyo para enfrentar su impacto en ellas y en sus familias.”

Los gobiernos han respondido rápidamente a la propagación de la COVID-19 con medidas de contención y confinamientos que ahora afectan al menos a la mitad de la población mundial. Pero las consecuencias de estas medidas afectarán fundamentalmente al mundo en el que crecen las niñas.

Con 743 millones de niñas forzadas a abandonar la escuela al momento[3], la presión paterna para ayudar en el hogar u obtener un ingreso significa que muchas niñas adolescentes podrían no regresar a la escuela. Si no se priorizan sus necesidades educativas, corremos el riesgo de revertir 20 años de logros en la educación de las niñas, así como dejar a niñas vulnerables sin acceso a redes de apoyo social.

También ha habido un aumento alarmante en los reportes de violencia de género en todo el mundo. En China, en el apogeo de la cuarentena, las llamadas a los refugios para mujeres en relación con la violencia en el hogar aumentaron al triple y Refuge UK informó un aumento del 700% en las llamadas a su línea de ayuda en un solo día.

En Latinoamérica y El Caribe -una región donde, antes de la cuarentena, el 60% de los feminicidios  ocurrieron dentro de los hogares-  se registra una situación similar que preocupa a muchas niñas y mujeres como Virginia, una joven de 19 años de Bolivia:  “Me preocupan las mujeres que están conviviendo con sus agresores, que las están maltratando, que las están golpeando, que las están matando. Porque en cuarentena también matan a las mujeres. Me preocupa la vulnerabilidad que tienen las niñas en ésta situación”.

Vilma, una niña de 13 años de El Salvador que participa en programas de Plan International, dijo que “lo que más me preocupa es que algunas niñas o mujeres están sufriendo violencia verbal, psicológica, sexual y/o física”.  En su país, 75% de la niñez y mujeres son sujetos de violencia en sus hogares.

En Ecuador se registran más de 170 reportes por día. “Es triste y doloroso escuchar que hay tanta violencia contra niñas y mujeres, es una enfermedad más dañina que el virus. En comunidades más alejadas, no hay señal y no tienen teléfonos para buscar ayuda”, explica Samya, una joven ecuatorina de 21 años.

La falta de acceso al apoyo psicosocial y de protección, la pérdida de medios de vida y de ingresos y el desvío de fondos de servicios de salud sexual y reproductiva podrían tener consecuencias catastróficas a largo plazo para toda una generación de niñas.

Albrectsen dijo: “El impacto económico, social y psicológico en aquellas que ya son vulnerables será enorme. Muchas podrían no recuperarse jamás. Sin un esfuerzo concertado de todas nosotras, las principales afectadas serán las niñas”.

Plan International está recaudando €100 millones para proteger a algunas de las niñas y niños más vulnerables del mundo y a sus comunidades de los impactos de la COVID-19. La respuesta de la organización, que abarca al menos 50 países, se enfocará específicamente en ayudar a las niñas, que se ven desproporcionadamente afectadas por las crisis.

La organización está pidiendo a las autoridades que garanticen que las familias sean protegidas del hambre por medio de asistencia en efectivo a hogares vulnerables, a la vez que se deben proporcionar líneas de apoyo y refugios para ayudar a proteger a niñas y mujeres de la violencia de género.

Las autoridades deben trabajar con docentes y empresas de telefonía móvil para que la educación a distancia sea asequible y accesible para todas y todos. Los gobiernos también deben garantizar que niñas y mujeres jóvenes continúen teniendo acceso a información y servicios de salud sexual y reproductiva.

En estos momentos, Plan International está escuchando las experiencias de las niñas y amplificando sus voces, así como las de científicas y científicos y personas responsables de formular políticas, quienes piden una respuesta sensible al género para los desafíos que todas y todos estamos enfrentando.

Done a la campaña COVID-19 de Plan International y descubra más sobre nuestra respuesta aquí.

Descarga el reporte “Vivir en confinamiento – Las niñas y la COVID-19” aquí.


[1] Plan International llevó a cabo un estudio en Sierra Leona y Liberia que examinó las consecuencias indirectas del brote de ébola para niñas, niños y familias: sobre sus derechos y acceso a la educación, su alimentación, sus medios de subsistencia, la protección de niñas y niños, y su salud. Si bien la COVID-19 no tiene relación con el virus del Ébola desde una perspectiva médica, la respuesta de implementación de políticas internacionales y gubernamentales a la enfermedad tiene muchas similitudes con los pasos ejecutados durante el brote de ébola en África Occidental en 2014-2015.

[2] Las Niñas Adolescentes en Crisis, centrado en las voces y experiencias de las niñas. Se llevaron a cabo cuatro estudios (2017-2019) en Sudán del Sur, la cuenca del lago Chad (Chad, Níger y Camerún), los campos de refugiados rohinyá en Bangladesh y los campos de refugiados en Beirut, Líbano.

[3] Cifras corregidas al 27 de abril de 2020.


Para entrevistas con los medios o para más información, comuníquese con:

Miranda Atty
Oficial Global de Prensa
Correo electrónico: Miranda.atty@plan-international.org
Móvil: + 44 (0)7989065738

Sobre Plan International

Plan International es una organización independiente con fines humanitarios y de desarrollo que promueve los derechos de niñas y niños y la igualdad para las niñas.

Creemos en el poder y el potencial de cada niña y niño. Pero estos a menudo son suprimidos por la pobreza, la violencia, la exclusión y la discriminación. Y las niñas son las más afectadas. Trabajando junto con niñas y niños, jóvenes, nuestras seguidoras y seguidores y socias y socios, nos esforzamos por un mundo justo, abordando las causas fundamentales de los desafíos que enfrentan las niñas y todos los niños y niñas vulnerables.

Apoyamos los derechos de niñas y niños desde su nacimiento hasta que alcanzan la edad adulta. Y posibilitamos que niñas y niños se preparen para – y respondan a – las crisis y adversidades. Impulsamos cambios en las prácticas y políticas a niveles local, nacional y global, aprovechando nuestro alcance, experiencia y conocimiento.

Hemos construido alianzas poderosas a favor de niñas y niños durante más de 80 años y al momento laboramos activamente en más de 75 países.