Mery: “Soy capaz de hacer todo lo que me propongo”

Mery es una mujer de 43 años, nació y vive actualmente en un puerto pesquero en Ecuador, perteneciente a la provincia de Santa Elena. Es una persona carismática, servicial y muy dinámica en sus actividades como madre y trabajadora.

Siempre sonreída, ella irradia alegría al expresar el cambio que ha tenido su vida desde que es parte de la red de voluntariado de Plan International Ecuador. “Antes era tímida, no podía expresarme, me daba mucha vergüenza; ahora me siento una mujer transformada, decidida y muy capaz, realmente Plan cambió mi vida” expresa con firmeza y satisfacción.  

En el año 2010, al enterarse que sus vecinos pescadores eran también voluntarios de Plan International, aceptó acudir a una charla donde la invitaron a ser parte de esta red de voluntariado. Mery indica que, en primera instancia, no dio una respuesta respecto a ser parte o no de este grupo. En su mente, pensaba debo pedirle permiso a mi esposo”, pues lo veía como un hombre autoritario, agresivo, en fin, lo definía como “el jefe” del hogar.

Entre pensar y reflexionar, Mery decidió ser parte del voluntariado, pidiéndole apoyo a su esposo, quien respaldó esta decisión. El amor por el trabajo con los niños y las niñas fortalecía el entusiasmo de ella para ser parte de este equipo. Mery participaba en los talleres y actividades en donde fortalecía conocimientos acerca de derechos, sexualidad, roles del hogar, autoestima y proyectos de vida. Esto fue fortaleciendo sus ganas por aprender y aportar en su comunidad, en donde luego trabajó con niños y niñas.

 “En el año 2010 fui presidenta del voluntariado de mi parroquia, lo tomé con mucha responsabilidad, esto fue un logro para mi vida ya que conté con el apoyo y motivación de mis compañeros y compañeras; mi autoestima y conocimiento iban creciendo con estos pasos” indica Mery con mucho sentimiento.

En ese mismo año Mery y los demás voluntarios y voluntarias de la zona, accedieron al Bachillerato Acelerado, ahí les otorgaron libros y uniformes, además de motivarlos y darles el empuje necesario para que tomen esta importante decisión de continuar sus estudios. En esa etapa de su vida, Mery se desenvolvía como madre, presidenta del voluntariado y estudiante de secundaria, siempre con miras a continuar creciendo a nivel personal y profesional.

“Mi título de bachiller lo obtuve el 19 de febrero del 2013, a mis 33 años. Fue otro motivo para saber que no importó la edad para prepararme y que soy capaz de hacer todo lo que me propongo”, manifiesta alegre al recordar esta experiencia inspiradora.

En el año 2019, fue parte de un programa de capacitación dirigido a preparar a personas apasionadas por la docencia y que, desean centrar su futuro profesional en la tarea de formar a otras personas para que también ellos puedan dedicarse a la docencia. “En mayo del 2019 recibí una llamada de la Técnica de Plan International en mi zona, dándome la noticia de que fui seleccionada para ser parte de este curso, no podía creerlo, pero reconocía que eso era un propósito para seguir preparándome”.

Mery expresa que la experiencia del curso fue maravillosa, que nunca se había sentido tan ganadora y valorada. Entre sonrisas, comenta que durante los días que participó en el curso, su esposo fue el encargado del cuidado de sus hijos y de la preparación de alimentos en el hogar, esto como resultado de sus diálogos y acuerdos de responsabilidades compartidas, temas trabajados y aprendidos en las sesiones de la red de voluntariado.

En julio del 2019, Plan International implementó un proyecto en la provincia, donde se requerían personas con experiencia en trabajo con niños y niñas. Mery fue una de las seleccionadas y, gracias a sus conocimientos, actualmente forma parte del equipo en el proyecto de Desarrollo Infantil.

Esta nueva oportunidad le ha permitido contribuir en su hogar, en la educación de sus hijos y le ha servido para conocer y reconocer que es una mujer valiosa y que, las decisiones tomadas han sido muy importantes para su proyecto de vida.

Gracias a su experiencia como voluntaria y como parte del equipo de uno de los proyectos, Mery también colabora con una asociación de servicios de capacitación en gestión de proyectos sociales.

Mery busca inspirar a más mujeres a amarse y a que reluzcan sus dones y habilidades. Además, quiere motivar a más personas a reflexionar y a buscar siempre nuevos caminos a pesar de las limitaciones que la vida presenta.

Autora: Mercy Pineda – Técnica de Sostenibilidad, Oficina Santa Elena