Melissa y su alegre experiencia como niña patrocinada

A sus 10 años y desde una comunidad rural de la provincia costera de Manabí, Melissa comparte detalles de su vida y sobre su experiencia como niña patrocinada.  Describe su hogar como una casa grande y hermosa, construida cuando ella era pequeña, una casa alta de madera. En su comunidad es bastante común encontrar casas altas, es una forma de protegerse de animales silvestres y, sobre todo, de las inundaciones en la temporada invernal.

Melissa es una niña muy comprometida con lo que hace, soñadora, amorosa e inteligente. Es la segunda hija, tiene un hermano mayor llamado Paulo de 11 años, a quien quiere mucho; su mamá se llama Yessenia, tiene 27 años; y su padre Juan Pablo de 34 años. Los 4 viven juntos. En esta dinámica familiar, se siente el afecto y el compromiso con una educación consciente y empoderada.

Melissa comenta que las tareas del hogar son algo bonito y que se debe compartir en la familia, a ella le gusta ser parte activa del funcionamiento de la casa y a su hermano Paulo también. Ella y su hermano comparten tiempo juntos, ya que por seguridad no se quedan solos en casa.  Su padre sale a trabajar en la agricultura, cosecha verde y yuca y también limpia y fumiga los sembríos. Cuando Melissa y su hermano no están en clases, salen los 4 a realizar las tareas del cuidado de sus sembríos, lo que agilita el trabajo y les permite compartir.

Melissa cuenta que no recuerda el día que le inscribieron como niña patrocinada de Plan International, ella era muy pequeña. Su mamá le explicó que todo empezó por una invitación de la voluntaria del sector en el 2013. Pocos meses después, en abril del 2014, recibió la noticia de que tenía un patrocinador y desde entonces ha sentido la alegría de vivir esta feliz experiencia.

Nota: El patrocinio es el área de Plan International en la cual personas del exterior patrocinan a un niño o niña de las comunidades beneficiarias, manteniendo una relación de amistad que dura hasta los 18 años del niño o niña. A través del patrocinio, se realiza una contribución mensual, lo cual aporta a los proyectos comunitarios.

Empezó a escribir varias cartas a su patrocinador y quiso saber más sobre él, le gustó la idea de aprender más sobre su vida, dónde vive, por qué la eligió y soñaba con un día conocerlo.

Melissa comenta que lo que más le gusta de ser una niña patrocinada es la oportunidad de desarrollo que esto significa para ella, su familia, “quiero ayudar a mis papás”, explica. Al formar parte de Plan International como familia afiliada, todos participan en los proyectos que se implementan en la comunidad.

Además, Melissa mantiene una comunicación positiva con sus patrocinadores y destaca que aprende mucho por medio de las cartas que recibe, conoce más sobre una cultura diferente, llena de tradiciones, pensamientos y colores que nutren su visión del mundo. A través de las cartas, conoció que sus patrocinadores son una pareja que vive en Alemania, pero son oriundos de Francia, le han contado que aman venir al Ecuador, especialmente a vacacionar en familia.

Anualmente, Plan International actualiza una ficha y toma fotos para saber cómo están ella y su familia. Melissa explica que esto le parece importante porque siente que se preocupan por su bienestar y sus patrocinadores pueden así, conocer cómo está ella y sus seres queridos, y cómo va creciendo año a año.

Melissa logró cumplir su sueño de conocer a sus patrocinadores, ellos la visitaron cuando ella tenía 7 años.  Recuerda que todo fue una gran sorpresa, fue una experiencia emocionante porque ambos patrocinadores hablaban español y les gustó mucho el lugar donde Melissa vivía. Ellos le compartieron su anhelo de volver a verla nuevamente y le prometieron regresar cuando ella esté en el primer año de secundaria.

Melissa, con una sonrisa en su rostro, les dice a los niños y niñas patrocinados que siempre hay la esperanza de recibir cartas y poder vivir una experiencia así de bonita. También expresa su gratitud a cada patrocinador o patrocinadora ya que cada inversión social que hacen se transforma en esperanza, alegría y oportunidad para mejorar el bienestar de vida de los niños y niñas de las comunidades del Ecuador.

Autor:

Alex Cisneros – Facilitador de Patrocinio, Oficina Manabí