LA RESPUESTA DE LA ONU AL COVID-19 DEBE LLEGAR A NIÑAS, MUJERES Y REFUGIADOS

30 de marzo de 2020

El Plan Global de Respuesta Humanitaria para el COVID-19 de las Naciones Unidas muestra un claro compromiso de ayudar a algunas de las comunidades más vulnerables del mundo. Ahora, los fondos y los esfuerzos de ayuda deben llegar a las niñas, las mujeres, los refugiados y los desplazados internos.

Nuestro personal está comprometido a ayudar a detener la propagación del virus y reducir el impacto en los más vulnerables.

Plan International da la bienvenida al Plan de Respuesta Humanitaria Global para el COVID-19 de las Naciones Unidas, emitido el 25 de marzo, por su claro compromiso de ayudar a algunas de las comunidades más vulnerables del mundo durante la pandemia de COVID-19.

Pero para que sea efectivo, el plan de respuesta coordinada de $ 2 mil millones debe ser financiado adecuadamente por donantes y llegar a niñas, mujeres, refugiados y desplazados internos, las personas que serán más afectadas por la pandemia en América del Sur, África, Oriente Medio y Asia.

Las iniciativas del plan incluyen la entrega de equipos de prueba, suministros médicos y el lanzamiento de campañas de información pública.

LA EDUCACIÓN NO DEBE SER INTERRUMPIDA

Plan International agradece el enfoque en mantener el acceso a la educación cuando sea posible. El cierre de escuelas, las cuarentenas y los confinamientos interrumpen la educación, aumentan los riesgos para la salud física y mental y reducen el acceso a los servicios de salud.

Seguimos comprometidos a desempeñar un papel en detener la propagación de COVID-19 y reducir el impacto en los miembros más vulnerables de la sociedad.

“Cuando las escuelas están cerradas y las niñas y jóvenes están encerradas en sus hogares, enfrentan riesgos mucho mayores de explotación y violencia de género”, dijo Anne-Birgitte Albrectsen, CEO de Plan International.

“Los brotes de enfermedades y las medidas tomadas para controlarlos también aumentan los riesgos de violencia, abuso o negligencia a medida que los sistemas de protección colapsan, las personas que cuidan a otras se enferman y los impactos económicos provocan estrategias negativas de adaptación como el sexo de supervivencia y el matrimonio infantil”, dijo Albrectsen.

Plan International también acoge con satisfacción el reconocimiento de la ONU de los desafíos del mantener la higiene para refugiados y otras personas internamente desplazadas, y su compromiso de instalar estaciones de lavado de manos en campamentos y asentamientos.

LOS FONDOS NO DEBEN SER DESVIADOS DE OTRAS CRISIS

El plan de la ONU destaca la importancia de no desviar fondos de las respuestas humanitarias existentes para hacer frente a la pandemia de COVID-19. Durante el brote de ébola, la salud y otros recursos se desviaron de la atención de rutina, reduciendo el acceso ya limitado de niñas y mujeres jóvenes a servicios de salud sexual y reproductiva, así como a servicios de salud materna, neonatal e infantil.

Colin Rogers, jefe de Preparación y Respuesta ante Desastres de Plan International, dijo: “Plan International está adaptando sus programas para responder a la crisis y está trabajando para apoyar a las personas en riesgo, incluidos refugiados y niñas y niños afectados por conflictos. Mantenemos nuestro compromiso con desempeñar un papel en detener la propagación de COVID-19 y reducir su impacto en los miembros más vulnerables de la sociedad”.

Plan International insta a los gobiernos y otras agencias humanitarias a garantizar que la información de salud pública llegue a las comunidades vulnerables y ocultas, especialmente a las niñas y mujeres jóvenes. Las niñas, particularmente aquellas de comunidades marginadas y con discapacidades, pueden ser afectadas de manera desproporcionada por los impactos económicos secundarios del brote.

Plan International hace un llamado a todos los gobiernos para que trabajen estrechamente con la ONU, las ONG internacionales y las ONG para garantizar que el acceso y suministros humanitarios lleguen a las personas más necesitadas.

CONTACTO

Miranda Atty
Oficial de prensa global.
+ 44 (0) 1483733264/07989065738
miranda.atty@plan-international.org

Andrea Durango
Gerente de Comunicación.
Plan Internacional Ecuador.
andrea.durango@plan-international.org