El voluntariado, camino para alcanzar sus sueños

Jessenia empezó a sus 18 años -en el año 1995- el camino del voluntariado en una comunidad rural de Portoviejo, provincia de Manabí. Su objetivo era contribuir y servir desde su liderazgo a programas de desarrollo que implementa Plan International Ecuador.

Ahora, a sus 45 años, relata que los primeros acercamientos de la organización fueron a través de reuniones con familias para afiliar por medio del patrocinio a las niñas y niños de la comunidad. Jessenia afirma que, en un principio, hubo temor e incertidumbre entre las personas ya que era una organización nueva con quien iban a interactuar. Sin embargo, luego de recibir la información necesaria, ella junto a su mamá, Anita, decidieron afiliar a su hermano menor Darwin y confiar en esta oportunidad; así como lo hicieron muchas otras familias.

En busca de nuevas experiencias laborales, Jessenia migró a la ciudad de Guayaquil en otra provincia, desvinculándose durante un tiempo de su servicio como voluntaria. En el año 2001, a sus 24 años, regresó a su comunidad con el deseo de continuar trabajando. Retomó el voluntariado, capacitándose en Atención Integrada a Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI), a partir de ese aprendizaje contribuyó al seguimiento de control de peso y talla en las niñas y niños, como medida de prevención de desnutrición infantil.

Su compromiso, experiencia y liderazgo, le permitieron abrirse caminos y apoyar como voluntaria en diversas parroquias de Portoviejo. Durante 3 años lideró mingas comunitarias y actividades lúdicas y recreativas con niñas y niños, además, realizó gestiones de apoyo social para las familias más vulnerables.

En el 2005 tuvo la oportunidad de ser técnica en temáticas de salud sexual y reproductiva en Plan International.  Posteriormente, tuvo que dejar su trabajo, pero gracias a la recomendación que le dio el equipo técnico de Plan International de estudiar para continuar trabajando, construyó su proyecto de vida y decidió estudiar Ciencias de la Educación Parvularia. Con mucha dedicación y disciplina logró graduarse y obtener su título.

Jessenia, hoy continua en el voluntariado, destaca su participación en Las Magias Vacacionales. Comenta que es una experiencia maravillosa llena de aprendizajes. “A partir de mi trayectoria he aprendido nuevas habilidades y desarrollado capacidades que me han permitido crecer como profesional y a su vez ver nuevas oportunidades de autonomía económica”, menciona.

Actualmente Jessenia tienen un vivero denominado “PlantArte Anita” donde comercializa plantas medicinales, hortalizas, ornamentales, entre otras. En el vivero le apoyan su hermana Letty y cuñada Valeria quienes son también voluntarias. Hoy su hijo Lucas y sobrina Lía son niños patrocinados por Plan International.

Jessenia con mucha emoción cuenta que está apoyando como lideresa comunitaria en el proyecto Zurich enfocado en aprender y realizar actividades sobre gestión de riesgo para dar una mejor respuesta ante emergencias naturales.  También, forma parte del proyecto Laboratorio de Innovación Juvenil, el cual promueve la participación de mujeres en iniciativas de emprendimiento y apoya a la creación de grupos de ahorros comunitarios, brindándoles capacitaciones en temas financiero a las socias. En la comunidad donde reside Jessenia, ella junto a 32 personas socias tienen un grupo de ahorro comunitario, este les ha permitido tener una fuente de financiamiento local para invertir en sus proyectos personales.

“Considero que he dado mi mejor esfuerzo como voluntaria, Creo en el voluntariado, me ha permitido crecer y contribuir a un bienestar social. Veo familias resilientes y ese es mi mayor legado, dejar mi huella en cada familia de mi comunidad”, expresa orgullosamente.

Esta mujer voluntaria, reafirma su compromiso por seguir sirviendo a su comunidad y continuar apoyando al equipo técnico y de patrocinio de Plan International, para que más jóvenes tengan la oportunidad de crear sus proyectos de vida y aprender a prevenir embarazos en adolescentes.

 “Ser voluntario o voluntaria es compartir con las otras personas nuestra propia humanidad”.

-Jessenia

Autora: Josselyn Bazurto, Técnica de Sostenibilidad

Oficina Manabí