Menu

Zona Segura

‘Zona Segura’ es un proyecto que desarrolla habilidades para detectar riesgos y responder en las comunidades, particularmente en las niñas, niños y adolescentes, fortaleciendo su resiliencia y capacidad de tomar decisiones y acciones para prevenir, mitigar, responder y recuperarse frente a emergencias o desastres.

“Me gustó hacer el mapa de riesgos, pudimos observar qué nos puede causar mucho daño… identificamos en qué calles de mi barrio se encuentra la delincuencia, las quebradas, los sitios desolados y oscuros donde nos puede pasar algo. Debemos tener cuidado y siempre ir con un adulto para evitar que nos pase algo”, Jenifer, 12 años, Quito.

¿Por qué son tan importantes las ‘Zonas Seguras’?

Resultados obtenidos en el periodo de junio 2015 a junio 2016.

El terremoto de abril de 2016 en Manabí ocasionó 80.000 desplazados por pérdida o daño de sus viviendas. Se registraron 120.000 estudiantes con limitado acceso al sistema educativo y 350.000 personas con acceso restringido a agua, en su mayoría niñas, niños y adolescentes.

Desde 1970, el número de personas expuestas a amenazas de origen natural se ha duplicado y las mujeres, las niñas y niños enfrentan una carga excesiva durante y después de las crisis.

¿Cómo funcionan?

  • Facilitando procesos de acercamiento de las comunidades con los gobiernos locales para contar con mecanismos comunitarios que promuevan su seguridad y protección.
  • Transfiriendo capacidades técnicas al Estado para el abordaje de la gestión de riesgos a nivel comunitario.
  • Fortaleciendo los Comités de Gestión de Riesgos tanto a nivel comunitario como educativo para la respuesta frente a una emergencia o desastre.
  • Desarrollando habilidades en las niñas, niños y adolescentes para reconocer las amenazas que les rodean y minimizar el riesgo al que pueden estar expuestos.

¿Cómo son las ‘Zonas Seguras’?

En las ‘Zonas Seguras’ se aprende con las niñas, niños, adolescentes y adultos a reconocer las amenazas a las que están expuestos y las fortalezas para reducir el riesgo. Además, se elaboran planes de acción comunitarios y escolares para la reducción de riesgos.

Junto al trabajo comunitario, se lleva a cabo la colaboración directa con gobiernos locales y organismos rectores territoriales para desarrollar acciones conjuntas que reduzcan la vulnerabilidad de las comunidades.

“Me gusta mucho jugar y aprender cómo protegernos cuando hay terremotos. Con mi comunidad he construido un plan que nos sirve para saber qué hacer cuando suena la alarma”, Luis, 12 años.