Menu

Plan presenta un estudio que demuestra la capacidad de la niñez de Manabí para recuperarse de una emergencia

EN EL MARCO DEL DÍA DEL NIÑO Y DURANTE EL LANZAMIENTO DE ‘FÁBRICAS DE INTELIGENCIAS PARA EMERGENCIAS’

Quito, 30 de mayo de 2017

Con motivo de la celebración del ‘Día del Niño’ el próximo jueves 1 de junio, Plan Internacional presentó el estudio realizado sobre su intervención después del terremoto. Según los resultados de esta investigación, el desastre de Manabí destapó la vulnerabilidad que ya venían sufriendo las niñas, niños y adolescentes de la provincia.

La presentación estuvo a cargo de Rossana Viteri, directora de Plan Internacional Ecuador, Verónica Zambrano, gerente Estratégica de Plan Internacional Ecuador y Margarita Velasco, directora de la Fundación Observatorio Social del Ecuador (OSE).

Después del terremoto y poniendo el foco en la niñez y adolescencia, especialmente en las niñas, Plan Internacional Ecuador instaló un total de 23 ‘Fábricas de Inteligencias para Emergencias: Espacios amigables para la recuperación de la niñez’ en las zonas rurales más alejadas de Manabí. A través de esta iniciativa, las y los afectados recibieron apoyo emocional y trabajaron en la autoestima y su proyecto de vida para salir adelante luego de las emergencias, con el objetivo de fortalecerlos y generar resiliencia.

La metodología de ‘Fábricas de Inteligencias para Emergencias’ presentada fue desarrollada íntegramente por Plan Internacional en base a la situación y las necesidades de Ecuador. Posterior a su aplicación, el OSE llevó a cabo un estudio sobre el impacto que esta intervención ha tenido en las niñas, niños y adolescentes manabitas.

NIÑEZ ALTAMENTE VULNERABLE

Durante su presentación, Rossana Viteri, explicó en qué consiste la metodología de Fábricas de Inteligencias para Emergencias y cómo, a través del juego y del arte, permite generar resiliencia en las niñas, niños y adolescentes. “Las mujeres, las niñas y los niños tienen 14 veces más probabilidades que los hombres de morir en un desastre, es por ellos que poner el foco en este segmento de la población es fundamental para que toda la comunidad se recupere lo antes posible de un desastre”, indicó.

En los tres meses que estuvieron abiertas las Fábricas, las niñas, niños y adolescentes abordaron temas como el apoyo emocional, la protección de todo tipo de violencias, la preparación para una emergencia, agua higiene y saneamiento y derechos sexuales y reproductivos para prevenir el embarazo adolescente y el abuso sexual.

Por su parte, Margarita Velasco explicó que “el 41% de la población de Manabí es pobre frente a la media de un 33% en el país y el analfabetismo se sitúa en 9,1% mientras que el total del Ecuador es de 4,7”, datos que muestran las dificultades que antes del terremoto existían en la provincia.

El proceso que generó Fábricas, anotó la directora del OSE, “potencializó la resiliencia, al no dejarla solo en un discurso, sino que contribuyó a su construcción aumentando capacidades para moderar o mitigar el impacto, adaptarse a condiciones externas cambiantes aprendiendo de la experiencia y capacidad de ajustar sus respuestas”.

Finalmente, Rossana Viteri indicó que la metodología aplicada por Plan Internacional “ha sido muy exitosa ya que todas y todos los niños entrevistados no solo recordaban las enseñanzas que recibieron en Fábricas y las compartieron con sus familias, si no que elevaron su autoestima, perdieron el miedo y desarrollaron la capacidad de salir adelante”

La metodología de ‘Fábricas de Inteligencias para Emergencias’ fue elaborada por Plan Internacional con la intención de que otras organizaciones, tanto públicas como privadas, puedan implementarla en caso de que se produzca cualquier tipo de tragedia o colaborar para ampliar los 5 módulos que actualmente incluye.